Inicio
I instructores I alumnos I dojo I participaciones I kyokushin I fotos I videos I contacto

Kyokushin Karate

Masutatsu Oyama

Nació el 12 de julio de 1923 en Wa-Ryong-Ri Yong-chi-Myon Chul Na Do, Corea del Sur. Su nombre de nacimiento Choi Young-Eui , pero cuando emigró a Japón adoptó el nombre japonés Oyama Masutatsu, que es una transliteración de 'Baedal' . 'Baedal' fue un antiguo reino coreano conocido en Japón en aquellos tiempos como "Antiguo Choseon". 'Masutatsu' también puede pronunciarse 'baitatsu' en Japonés.

Fue enviado a Manchuria para vivir en la granja de su hermana, debido a su rebeldía y a las continuas peleas con su padre, quien era considerado como líder de su comunidad, pero quien bebía mucho y golpeaba a su madre. A los 9 años empezó a estudiar una expresión sureña del arte marcial chino del chuan fa (el camino del puño o kempo, en japonés) o kung fu / wu shu. A la edad de 12 años volvió a Corea donde continuó su entrenamiento en artes marciales chinas. Más adelante viajó al Japón, a la ciudad de Tokio para convertirse en piloto, lo que no logró. Durante este tiempo empezó su instrucción en Boxeo occidental, lucha olímpica y Judo. Un día tras observar a unos estudiantes que estaban entrenando Karate, se interesó y fue a entrenar en este dojo, era la clase del maestro Gichin Funakoshi en la Universidad de Takushoku, donde él aprendió el estilo Shotokan de karate. Oyama, considerò al maestro Funakoshi, como la persona que le enseño la diferencia entre ser un peleador y llegar a ser un guerrero del Budo.

Su progreso en su entrenamiento fue muy impresionante, a los 17 años él era ya un Segundo Dan, y a los 20 obtuvo el Cuarto Dan. Durante este tiempo se interesó seriamente en el Judo, alcanzando también el grado de Cuarto Dan. En este tiempo entró el Dai Nihon Butokukai, una academia de entrenamiento para el Ejército Imperial Japonés, que se especializaba en la guerra anti-guerrilla, el espionaje, el combate cuerpo a cuerpo, y con armas de fuego. Oyama estuvo 2 años en esta organización dentro del grupo de Nagano que se disolvió con la llegada de los países aliados al Japón, al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945.

Posteriormente continuó su entrenamiento bajo la dirección de So Nei Chu, quien también era un ciudadano Coreano (de la misma provincia de Oyama) radicado en Japón, el cual era experto en el estilo Goju Ryu y discípulo del fundador del estilo en Japón, el maestro Chojun Miyagi. Fue él quien incentivó a Oyama a emprender su retiro a las montañas para fortalecer sus habilidades técnicas y templar su espíritu. Fue acompañado por uno de sus propios estudiantes, pero después de seis meses de aislamiento, el estudiante huyó secretamente durante la noche. Oyama tuvo que continuar solo su vigoroso entrenamiento que llegó a ser aún más duro debido a la soledad. Fue en esos momentos que sintió deseos irresistibles de abandonar su entrenamiento y regresar a la civilización. Al saber esto el Maestro So Nei Chu le envío una carta a Sosai Oyama diciéndole que se afeitara una de sus cejas para suprimir su urgencia por regresar, debido a que esto le provocaría mucha vergüenza (dentro de la cultura oriental), y por supuesto que a Oyama no le gustaría que nadie lo viera bajo esas condiciones. Esto, junto con otras conmovedoras palabras lo convencieron para continuar con su entrenamiento, decidido a llegar a ser el más poderoso karateka en Japón, finalizó su entrenamiento después que 18 meses en las montañas.

Unos meses más tarde en 1947, después de volver a la civilización, probó sus habilidades en la división de Karate en el primer Campeonato Nacional de Artes Marciales, del Japón en la categoría sin peso; torneo del cual salió campeón. Sin embargo, él sentía aún un gran vacío en su vida debido a que no había completado los 3 años de aislamiento en las montañas. Bajo estas circunstancias decidió dedicar su vida completamente al karate, fue así como comenzó otra vez su aislamiento de la sociedad, esta vez escogió la montaña de Kiyozumi localizada en la Prefectura de Chiba. Él escogió este sitio por su ambiente y su paisaje, los cuales producían un levantamiento espiritual.

Desde entonces su entrenamiento llegó a ser extremadamente riguroso, 12 horas al día, siete días a la semana, no dejaba días de descanso. Su entrenamiento consistía en sentarse a meditar bajo las frías aguas de las cascadas, luchando con animales salvajes, rompiendo árboles y piedras del río con sus manos, usado los árboles como makiwara / superficie para golpeo, saltando sobre las plantas de lino, a medida que éstas crecían varios cientos de veces todos los días. En su entrenamiento diario incluyó también un período de estudio de los antiguos textos clásicos de las artes marciales basados en la filosofía Zen, y los escritos del famoso guerrero samurai Miyamoto Musashi. Oyama estructuró y perfeccionó no solamente un método de Karate propio, sino que también acondicionó su propia mente y cuerpo.

Después de dieciocho meses de riguroso entrenamiento bajó de la montaña, completamente seguro de sí mismo, y sintiéndose capaz de tomar total control de su vida.

En 1950, Sosai (o el fundador) Masutatsu Oyama comenzó a probar su poder combatiendo con toros. En total, él luchó con 52 toros, tres de lo cuales murieron instantáneamente, y 49 fueron despojados de sus cuernos utilizando un golpe de mano sable ejecutado con el borde de la mano o (Shuto). En 1957, a la edad de 34, casi perdió su vida en México, cuando un toro le alcanzó a cornear, pero a pesar de los pronósticos de los médicos se recuperó.

En 1952, viajó por un año a Estados Unidos, demostrando su estilo de karate en vivo en la televisión nacional. Durante los años subsiguientes, Oyama aceptó todos desafíos que le presentaron, llegando a combatir con 270 diferentes luchadores, boxeadores y peleadores. La mayoría de éstos combates los ganó de un solo golpe de puño. Los combates nunca duraban más de tres minutos, y la mayoría duró no más de unos pocos segundos. Oyama llegó a ser conocido como "Godhand", una manifestación viva de una máxima de los guerreros japoneses "Ichi geki, Hissatsu", o ,"Un golpe, una muerte". Esta máxima representaba lo que el perseguía primeramente en las técnicas de Karate. Las técnicas complicadas de golpeo con pies eran secundarias para el (sin embargo también fue conocido por sus poderosas patadas altas).

En 1953, Sosai Oyama abrió su primera sala de entrenamiento en el camino del karate, o dojo, este era un sitio cubierto de césped en Mejiro, (Tokio). En 1956, el primer Dojo verdaderamente oficial se abrió en un local ubicado atrás de la Universidad de Rikkyo. En 1957, ya habían 700 miembros, a pesar del alto porcentaje de abandono debido a la dureza del entrenamiento. Los estudiantes de Oyama consideraban seriamente la práctica del combate libre o kumite. En ese entonces, se tenían muy pocas restricciones, atacar la cabeza era común, generalmente con los pies, con el talón de las palmas de las manos o con los puños. Los agarres, luxaciones y lanzamientos eran también comunes en sus prácticas, así como el manejo de las armas tradicionales del Kobudo de Okinawa.

Fue a raíz de un incidente en su vida personal, siendo atacado por un agresor armado con un cuchillo, cuando Oyama decidiría unos meses después prohibir los golpes a la cabeza o rostro en sus entrenamientos. El agresor que atacó a Oyama resultó gravemente herido por un golpe que le fracturó el cráneo. La técnica empleada fue el Uraken. Tras el suceso, Oyama fue detenido y encarcelado un tiempo acusado de Homicidio Involuntario. Desde ese momento, al regresar a sus entrenamientos, prohibiría tajantemente golpear de hombros para arriba en los kumite, aún llevando protecciones en las manos.

En los años 60 y 70, la práctica se dirigió más hacia la parte deportiva tras la visita del maestro Oyama a Tailandia. Del antiguo arte y deporte de contacto del Muay Thai, Oyama trajo las patadas bajas con el hueso tibial, y algunas técnicas de golpeo con las rodillas. Tras un incidente más adelante en Japón, donde Oyama en un acto de legítima defensa dio muerte a un atacante con un puñal, mediante un golpe tipo "uraken". Decidió seguir con el contacto pleno, pero evitando golpear la cabeza o el rostro con el puño, o la mano abierta. Así, el Karate Kyokushinkai tomó el formato de hoy día en el que prevalecen las distancias cortas, los puñetazos al tronco, los rodillazos y las patadas altas en los combates. Así como la práctica de rompimientos y de las formas tradicionales o kata, en su aspecto tradicional.


Hanshi Steve Arneil

 

Hanshi (Maestro de Honor) Steve Arneil nació en Sudáfrica en 1934. A la edad de 10 años, su familia se trasladó a Rhodesia del Norte (actual Zambia), y allí comenzó a entrenar en judo y boxeo. Su madre le hizo dejar de boxeo, pero continuó estudiando judo.
Desde temprana edad, Arneil estaba fascinado con el Oriente, y comenzó a ver a un hombre chino práctica de Shorin (Shaolin) Kempo en el patio de la espalda del hombre.
El chino cuenta que Arneil “lo espiaba”, y entonces lo invitó a entrenar. Arneil aceptó el ofrecimiento y se entrenó con su nuevo amigo a lo largo de sus años de escuela y la universidad.
Alrededor de la edad de 25 años, Arneil se mudó a Durban, Sudáfrica, para completar su educación en ingeniería mecánica. Encontró un dojo de Judo en Durban, que también ofrecía karate. En ese momento, habían un grupo de personas japoneses que emigran a Sudáfrica, que llegaron a la ciudad portuaria de Durban. Arneil iba a los barcos que llegan y preguntaba si alguno de los japoneses practica karate. Si es así, les invitamos a entrenar en el dojo. Estos hombres practicaban diferentes estilos de karate, pero Arneil no se preocupaba por las diferencias – para él, el Karate era karate.
Después de completar sus estudios de ingeniería, Steve Arneil volvió a su casa a Rhodesia del Norte. Todavía fascinados por el Oriente, decidió ir allí y experimentarlo por sí mismo, y su amigo chino le dio los nombres de las personas que conocía para que el pudiera entrenar en China.
Recién salido de la universidad y sin dinero, Arneil consiguió un trabajo como ingeniero en un barco y se abrió camino desde Dar-es-Salaam, Tanganica (actual Tanzania), a Kowloon, Hong Kong. A partir de ahí, se fue a China y viajó hacia el norte hasta la provincia de Manchuria, donde entró a un monasterio en el que estudió Shorin (Shaolin) Kempo. La formación rigurosa, estricta disciplina, el trabajo diario en los campos del monasterio y la meditación diaria era justo lo que estaba buscando Arneil – Sentía que estaba en el “. Séptimo cielo”
Por desgracia, China estaba empezando a experimentar la revolución cultural de Mao Zedon, y la vida de un occidental en China comenzó a ponerse difícil. La gente de afuera del monasterio, incluso comenzó a golpear Arneil en la cabeza con sus copias de Mao “Libro Rojo”.
Sus amigos en el monasterio le sugirieron que saliera de China por su propia seguridad, y eso lo llevó de vuelta a Kowloon a entrenar con otro maestro del kempo.
El entrenamiento fue muy diferente al que tuvo en el monasterio, y a Arneil no le gustó.
Por aquel entonces, Steve Arneil había oído hablar de un maestro de karate en Japón llamado Mas Oyama, y se había decidido a ir allí a buscarlo. No tenía suficiente dinero para llegar a Japón, por lo que primero tenía que trabajar en los barcos a Filipinas. Cuando finalmente Arneil había ahorrado suficiente dinero, regresó a Hong Kong y de allí fue a Yokohama, Japón en 1961.
Inicialmente, Arneil se había perdido en Japón porque no podía hablar el idioma y no sabía nada de la capital de Japón (Tokio) mas que su nombre. Se las arregló para llegar a Tokio y encontró su camino hacia el Kodokan , la sede de uno de los estilos de Japón de Judo. Arneil entrenó en el Kodokan por un corto tiempo y recibió el grado de Shodan (1 º Dan) en el Judo, pero estaba realmente interesado en el estudio del karate.
Al principio, Arneil estudió Goejoe Ryu en Gogen Yamaguchi. (Maestro Yamaguchi, quien vivió desde 1909 hasta 1989, fue también el instructor de Nei-Chu Así, bajo el cual Mas Oyama formados en la década de 1940.) Se formó en Shotokan y Wado Ryu, pero todavía sentía que algo faltaba.
Poco después de obtener su Shodan en Judo, Arneil conoció a un estadounidense llamado Don Draeger y le preguntó si él sabía de este maestro de karate que “peleaba con los toros.” Draeger asintió y él llevó a Arneil al dojo de Oyama.
Arneil vio la intensidad del entrenamiento y la disciplina de los estudiantes, y sabía que allí era donde quería estar Draeger (que hablaba con fluidez en japonés), pidió al instructor si Arneil podría entrenar. El instructor le dijo que si estaba interesado tendría que sentarse y ver, ya que Mas Oyama estaba en USA en ese momento. Cerca de seis semanas Arneil se sentó y solo observó hasta que un día volvió Sosai Oyama de América. Le pidió a Draeger que fuera su traductor. Oyama dijo que Arneil tenía que regresar y ver un par de semanas más para hacer realidad su deseo de unirse al dojo.
Por dos semanas Arneil fue al dojo y se sentaba a ver el entrenamiento, y luego de este periodo Mas Oyama le dio a Arneil su primer Karate Gi (uniforme) y le dijo: “Recuerde, usted me pidió que lo entrenara. Yo no le pedí. Si usted no sigue las reglas, estará afuera.
¿Comprende? “Arneil entrenó muy duro y, a pesar de que no era japonés, fue tratado igual que los otros Kohai (estudiantes). Su entrenamiento empezaba a las 6:00 PM y no terminaba hasta que Mas Oyama lo dijera, por lo general duraba entre cuatro o cinco horas más.
Junto con los otros Kohai , Arneil tenía que lavar los uniformes de karate de todo el dojo en un cubo.
También participó en el ritual diario de limpieza del dojo (Nitten Soji), que lo mantuvo inmaculado.
Antes de la capacitación, Arneil tuvo que ponerse de rodillas para golpear el suelo uñas hacia abajo. Todo esto le dio ganas de entrenar más duro y ganarse el Cinturón Negro, con el fin de no tener que limpiar mas los baños.
Cuando Hanshi Arneil tuvo su primer prueba para el rango de Shodan de Karate Kyokushin, aprendió de Mas Oyama una lección importante en la vida.
En la prueba, pensaba que lo hacía mejor que los demás, pero cuando la lista de promoción salió, su nombre no figura en ella. Nadie le dijo el por qué, entonces se puso muy deprimido y se quedó lejos del dojo durante unos días.
Por último, Mas Oyama se acercó y le preguntó a Arneil donde había estado, y él respondió que había estado enfermo. Arneil estaba deprimido y quería irse de Japón, pero no tenía suficiente dinero para hacerlo.En su lugar continuó se motivó y continuó entrenando.
En la prueba de la promoción siguiente, A Arneil le faltaba un poco de confianza en sí mismo, pero igual hizo lo que tenía que hacer.
Cuando la lista de promoción salió, por fin en el se recibió como grado Shodan (1°Dan).
Mirando hacia atrás sobre lo sucedido, Arneil se dio cuenta de que él no estaba preparado en su mente o el corazón cuando se presentó por primera vez. Si hubiera ganado su Shodan en su primer intento el habría dejado Japón y de entrenar Kyokushin pensando que había aprendido lo suficiente.
Mas tarde Mas Oyama le dijo que vio en él más que un cinturón negro Oyama pudo haber perdido a su estudiante pero gracias a esa experiencia este le permitió desarrollar la paciencia, determinación y perseverancia ( OSU) necesaria para dominar el Kyokushin Karate.
Durante los próximos años, Arneil intensificó sus esfuerzos de entrenamiento y progresó rápidamente.
Durante este tiempo, Mas Oyama fue como un padre para él. De hecho, Mas Oyama en realidad lo adoptó para que pudiera casarse con una mujer japonesa. Con el apoyo financiero de su esposa que trabajaba en un banco, Arneil fue capaz de permanecer en Japón y entrenar.
Para ganar dinero, también actuó en algunas películas bajo el nombre “Steve Mansion”, y ocasionalmente trabaja como modelo de ropa de hombre.
Un día, Mas Oyama le dijo a Arneil que él quería que llevara a cabo los 100 Man Kumite ( Hyakunin Kumite). Otros han tratado de hacerlo, pero nadie (excepto Mas Oyama) fue capaz de completar las 100 peleas. Al principio, Arneil pensó Mas Oyama estaba loco por preguntarle, ya que no se creía capaz de hacerlo. Pero Mas Oyama perseveró y habló con él hasta que finalmente accedió. Después se entrenó duramente para el evento, como jamás lo había hecho, 18 horas al día, todos los días, haciendo Kata , Makiwara y bolsa como principal trabajo. Arneil le preguntó a Oyama cuándo iba a hacer las peleas, y este le contestó que las debería hacer cuando sintiera que estaba listo. Arneil mantuvo el entrenamiento duro y llegó a pensar que nunca las haría y que Mas Oyama sólo hubiera hecho esto con el fin de conseguir que entrenar más duro.
Entonces un domingo por la mañana, se fue al dojo a entrenar como lo hacía siempre pero cuando él entró, todos estaban allí, esperando por él. Ese fue el día…
Al principio, Arneil trató de mantener un registro de cuántas peleas había terminado, pero dejó de hacerlo después de las primeras 20 con el fin de concentrarse en la lucha.
Completó las 100 peleas en aproximadamente 2 horas y 45 minutos convirtiéndose así en el primer occidental en completar los 100 man Kumite, y el primero después Mas Oyama.
Antes de salir de Japón en 1965, Steve Arneil había alcanzado el rango de Sandan (3 º Dan). Se trasladó a Gran Bretaña y comenzó a enseñar karate Kyokushin.
Ese mismo año, él y Shihan Bob Boulton fundaron la British Karate Kyokushinkai (BKK) organization.
Entre 1968 y 1976, Hanshi Arneil fue el jefe de equipo y el entrenador de los estilos de Karate Ingleses de todo el equipo británico, y que se convirtió en el primer equipo “No Japonés“ en ganar el Campeonato Mundial de Karate en 1975-76.
En 1975, la Federación Francesa de Karate también le concedió el título de “Mejor Entrenador del Mundo”.
En 1991, Steve Arneil y BKK renuncian a la Organización Internacional de Karate (IKO), y fundó la Federación Internacional de Karate (IFK) que hoy cuenta con mas de 120.000 estudiantes en 19 países.
Después de la muerte de Mas Oyama en 1994 y de la posterior fragmentación de la IKO. La viuda de Mas Oyama le propuso a Hanshi Arneil dirigir la IKO (2) para los que no deseen participar en la política enmarañada de las diferentes organizaciones japonesas. Arneil declinó cortésmente la oferta con el fin de dedicar su tiempo y esfuerzos para ejecutar el IFK y la enseñanza de Karate Kyokushin.
Una de los logros de Steve Arneil en la IFK fue la coherencia – cada practicante de Kyokushin en cualquier país del mundo,en cualquier dojo debe realizar las técnicas y los katas de la misma manera.
Con ese fin, ha desarrollado un programa sistemático de clasificación para que la IFK publicara un libro sobre kata de Kyokushin.
Mas Oyama le había dicho que la única manera de unificar a una organización es hacer todos lo mismo, y la única manera que usted puede hacerlo es con kata.
Antes de la muerte de Mas Oyama le otorgó personalmente a Steve Arneil el rango de Nanadan (7 º Dan).
Mas tarde toda la comunidad británica de Karate le otorgó el rango de Hachidan (8 º Dan) por su dedicación y servicios para el karate en Gran Bretaña.
El 26 de mayo de 2001, el Consejo de Representantes en los Países del IFK otorgó a Hanshi Steve Arneil el grado de Kudan (9 º Dan) en reconocimiento a su labor de promoción de Kyokushin Karate en todo el mundo durante los últimos 40 años, y en particular durante la últimos 10 años bajo la bandera de la IFK.
Si bien el estudió Karate Kyokushin desde principios de 1960, Hanshi Arneil tomó notas meticulosamente lo que Mas Oyama le enseñó.
Debido a esto, durante mas de cuatro décadas ha enseñado Kyokushin Karate fiel al espíritu de Sosai Mas Oyama.
Durante el 3er Torneo mundial realizado en UK en el 2011, Hanshi Steve Arneil fue promovido a 10ºDan por decisión unánime de los representantes de la IFK del mundo.
A pesar de su apretada agenda como jefe del IFK, Hanshi Arneil todavía enseña Karate Kyokushin para principiantes, así como para cinturones negros.
Actualmente Hanshi Steve Arneil reside en Gran Bretaña

 


Dojo Estribo (C) 2009